El bloqueo de color ha vuelto, aquí está la historia del diseñador negro – PanaTimes


Stephen Burrows, el diseñador de la era disco que llevó la moda estadounidense a la escena mundial, sigue influyendo en los estilos actuales.

El bloqueo de color ha vuelto a lo grande, y tenemos que agradecer al diseñador negro Stephen Burrows por el fenómeno. Desde Brandon Maxwell hasta Bottega Veneta, los códigos de colores evocadores de los 70 popularizados por Burrows están tomando el control de las pasarelas Cruise y Primavera / Verano 2021. Esa falda midi amarilla canario Miu Miu Primavera / Verano 2021 que tanto te gusta, la capa roja y marrón de Valentino Cruise 2021 con pantalones fucsia que has agregado al carrito, y no olvidemos esos pantalones de pitillo de Givenchy Primavera / Verano 2021 texturizados en rosa chicle. regalado para el Día de San Valentín, son todos descendientes de los diseños de Burrows. Este Mes de la Historia Negra, L’OFFICIEL repasa la vida y el legado del diseñador y cómo su impacto sartorial todavía se siente en la moda hoy.

Burrows nació en septiembre de 1943 en Newark, Nueva Jersey de padres Gerald Burrows y Octavia Pennington. Sus padres eran creadores de muestras para la marca Hattie Carnegie en el Garment District de la ciudad de Nueva York, por lo que la moda hizo un debut temprano en la vida del diseñador. De hecho, Burrows hizo su primer par de pantalones con una gabardina de cuero que le perteneció a su abuela cuando aún era un niño. Durante la escuela secundaria, aprendió formalmente a coser y hacer ropa de su abuela, Beatrice Simmons. Fue a esta temprana edad y bajo su tutela que desarrolló su característico ribete de lechuga y las líneas de puntadas visibles acertadamente llamadas la “puntada en zigzag”. El propio Burrows se ha referido al detalle lúdico como la “sangre que corre por la anatomía de su ropa”. Sus talentos de vestimenta se cultivaron aún más en el Philadelphia Museum College of Art en Pennsylvania durante el breve período al que asistió, pero su identidad de diseño realmente tomó forma después de que se mudó a la ciudad de Nueva York en 1962 para asistir al Fashion Institute of Technology.

La escena obsesionada con las discotecas en el Manhattan de los sesenta está escrita en toda la ropa de Burrows. Su historia de amor con tejidos de punto fino y malla refleja una época en la que los clubes estaban abiertos, llenos y de fiesta toda la noche. No encontrará forro, botones ni ningún elemento estructural real en un vestido de noche de Burrows, porque eso es lo que favorecía el estilo de vida de su clientela (y del propio diseñador) en ese momento. La libertad de moverse, bailar y sudar cómodamente eran las principales consideraciones de cualquier consumidor de moda joven que se dirigía a la fiesta bajo las palmas de las manos en Le Jardin en los años 60, y Burrows tenía la toma más fresca para ellos. El diseñador cree que “la ropa debe ser divertida y fácil de llevar. Es como ropa para que los adultos jueguen”.

Stephen Burrows vestidos de noche 1973 Rayon, Nueva York: The Museum at FIT.

Después de graduarse de FIT, fue contratado como diseñador para Weber Originals, pero dejó Weber en 1967 para cofundar O Boutique en la ciudad de Nueva York. Desafortunadamente, la empresa solo duró dos años, ya que él y sus colegas enfrentaron la realidad de ser propietarios de negocios por primera vez. Al año siguiente, él y Roz Rubenstein lanzaron una colección de prêt-à-porter para los grandes almacenes Bonwit Teller y, en 1970, Geraldine Stutz, presidenta de Henri Bendel, había tomado Burrows bajo su protección. Stuz le proporcionó un espacio para trabajar y ese verano abrió Stephen Burrows World en el tercer piso del Bendel Studio. Sus brillantes tejidos de punto no finitos, cuero tachonado de clavos y dobladillos ondulados de lechuga capturaron el vibrante ambiente disco de los años 70, convirtiendo a la tienda en un éxito instantáneo.

La clientela repleta de estrellas pronto acudió en masa a Stephen Burrows World. Iconos del entretenimiento como Diana Ross, Barbara Streisand y Cher se encontraban entre los clientes más frecuentes de Burrows. Sin embargo, su vestimenta de celebridad más famosa tendría que ser el vestido Oscar de cota de malla de oro de 1978 de Farah Fawcett. Más recientemente, Michelle Obama apareció con un traje de chaqueta amarillo y pantalones a juego de Stephen Burrows.

La actriz Farah Fawcett con un vestido de cota de malla de oro de Stephen Burrows para 1978

Michelle Obama con un traje amarillo de Stephen Burrows en 2010.

Con tanto éxito a finales de los 60 y principios de los 70, no debería sorprender que Burrows fuera seleccionado en 1973 para mostrar su trabajo en el Palacio de Versalles en las afueras de París, Francia. Pero para muchos fue un shock, debido a la raza de Burrows. Algunos criticaron la inclusión de un diseñador negro en el famoso evento de pasarela de la Batalla de Versalles, que destacó la primera moda estadounidense en el escenario internacional. Hoy, podemos y debemos mirar hacia atrás en la legendaria presentación de la pasarela de Burrows como un paso monumental hacia la liberación de los diseñadores negros y el reconocimiento mundial de la moda estadounidense en su conjunto. De los cinco creadores estadounidenses elegidos para asistir, los otros cuatro son Roy Halston, Oscar De La Renta, Anne Klein y Bill Blass, Burrows causó la mejor impresión. El competidor y sensación francés Yves Saint Laurent incluso elogió al diseñador afroamericano por sus vivaces y fluidos vestidos por encima de todos los demás y sus 10 modelos Black, incluidos Bethann Hardison, Billie Blair, Norma Jean Darden y Pat Cleveland, por su cautivadora forma de caminar, girar y dramatizando la pasarela francesa.

Fue en las pasarelas de Versalles donde Burrows se convirtió en el primer diseñador afroamericano aclamado en ganar fama internacional. Poco tiempo después, también se convirtió en el primer afroamericano en ganar el Premio Coty, el mayor honor de la moda estadounidense en ese momento (desde entonces reemplazado por premios CFDA). En 1974 ganó el Premio Coty por segunda vez, una tercera vez en 1977, y fue galardonado con el Premio del Consejo de Diseñadores de Moda de Críticos de Moda Estadounidense y el Premio Crystal Ball de la Knitted Association en 1975.

Colección de Burrows en la batalla de Versalles.

El hecho de que el legado de diseño de Burrows no sea tan apreciado como otros participantes de la Batalla de Versalles refleja las tristes y discriminatorias realidades que enfrentó como creador negro en el siglo XX. Burrows fue el claro ganador de la infame Batalla, pero la perspicacia para los negocios, los inversores confiables y el pago justo son cruciales para crear una maison fiscalmente sostenible. “Me robaron tantas cosas, y todos mis amigos solían venir al estudio a pedir prestada mi ropa”, dijo el diseñador al New York Times en 2013. Este fue el mismo año en que la retrospectiva Stephen Burrows: When Fashion Danced, se exhibió en el Museo de la Ciudad de Nueva York, y que intentó revivir su sello, pero con pocos fines debido a la falta de financiamiento y la muerte de su socio comercial, John Robert Miller.

Pat Cleveland con Stephen Burrows.

El hecho de que Burrows no haya relanzado su casa homónima es, en última instancia, nuestra pérdida como industria de la moda y amantes del oficio. Y, lamentablemente, Burrows está lejos de ser el único creador afroamericano que se pierde en la angustia empresarial. Mientras estaba en la universidad, la modista Ann Lowe, en gran parte olvidada, vestía a Jackie Kennedy, los Rockafeller y los DuPonts, pero al igual que Burrows, luchaba por administrar su negocio adecuadamente en el clima sociopolítico de la época.

Estamos viendo cambios en esta trágica tendencia con el surgimiento de directores ejecutivos negros y creadores expertos en negocios como Virgil Abloh, Telfar Clemens, LaQuan Smith, Christopher John Rogers, Aurora James, Kerby Jean-Raymond y más. Pyer Moss de Jean-Raymond, en particular, es un gran ejemplo de una marca de gran éxito orientada a la comunidad que ofrece referencias de vestuario al bloqueo de color de Burrows, las líneas fluidas, el trabajo de puntadas visibles y la exploración de material deportivo. Si bien muchas marcas en las pasarelas y en todo el mundo están renovando la audaz estética de bloques de color de Burrows, antes de invertir ese cuello alto azul eléctrico de Raf Simons Primavera / Verano 2021 o el vestido rosa y clementina de manga abullonada Roksanda Primavera / Verano 2021, busque primero una marca como Pyer Moss y recuerda los orígenes de la tendencia.

.



Source link