El bloqueo del Canal de Suez podría alterar el transporte marítimo para siempre … y China – PanaTimes


La necesidad de rutas marítimas internacionales alternativas ha sido destacada por los eventos en el Canal de Suez durante la semana pasada. Y con sus planes ya tomando forma, Beijing y Moscú están bien posicionados para capitalizar.

El reciente hechizo del Canal de Suez en el centro de atención ha resultado ser bastante revelador. La vía fluvial estratégica ha dominado los titulares durante una semana después de que un buque portacontenedores gigante, el Ever Given, se atascara en la arena y el barro en el extremo sur del canal, bloqueándolo y paralizando el transporte marítimo.

Ayer surgió la grata noticia de que la crisis finalmente terminó y el envío puede reanudarse, pero no dejará de tener repercusiones. En un mundo ya golpeado por el COVID-19-19 pandemia, que en sí misma ha tenido enormes implicaciones para el transporte marítimo, el bloqueo del canal es un firme recordatorio de lo frágiles que pueden ser las rutas marítimas transcontinentales centrales.

Este fue un bloqueo relativamente corto, pero sus consecuencias se sentirán durante mucho tiempo y servirán como un impulso para China y Rusia, quienes están introduciendo nuevas rutas de carga intercontinentales que cambiarán el juego.

El Canal de Suez es producto de una era en la que estaba emergiendo la globalización, tal como la entendemos hoy, para facilitar el flujo del libre comercio y las aspiraciones navales de imperios como el británico y el francés. Cortando la línea divisoria entre los continentes africano y asiático, su creación fue una hazaña revolucionaria que conectó estratégicamente el Mediterráneo con el Mar Rojo y el Océano Índico, dando una ruta de envío intercontinental directa desde Europa a Asia. Ya no era necesario el lento y trémulo viaje alrededor del Cabo de Buena Esperanza, y la existencia del canal permitió a los británicos explotar la India según sus propios deseos. En resumen, Suez cambió el mundo.

Como resultado, no es de extrañar que varios episodios en Suez a lo largo de la historia, por breves que hayan sido, hayan jugado un papel clave en el impulso de grandes cambios geopolíticos. La crisis de Suez de 1956, en la que Gran Bretaña trató de recuperar el control estratégico del canal tras su nacionalización por parte del presidente Nasser de Egipto, resultó ser un momento de ajuste de cuentas para el imperialismo británico.

La doble oposición tanto de Estados Unidos como de la Unión Soviética obligó a Londres a volver a calibrar su perspectiva de larga data de ser una potencia naval global y, en cambio, volverse hacia Europa. Dada esta historia, no es descabellado reconocer que esta crisis de Suez también tendrá grandes consecuencias, aunque no hubo una dinámica militar.

Aunque el retraso de Ever Given fue solo una semana, ha resultado costoso. Los costos estimados del bloqueo en el canal ascienden a alrededor de $ 9 mil millones por día y podrían tener un efecto secundario de reducir el crecimiento anual del comercio mundial en un 0,2-0,4%. También elevó temporalmente el costo del envío en un 46%, ya que los barcos se vieron obligados a evitar el canal y transitar por África, con viajes más largos e incómodos.

Es inevitable que, ante tales circunstancias, las empresas de transporte y transporte de mercancías busquen inevitablemente rutas más económicas, menos arriesgadas y más eficaces. Y lo que es más importante, la crisis ha llegado en un momento en el que están apareciendo nuevas alternativas que probablemente serán más competitivas que Suez en todos los niveles.

La primera es la Iniciativa de la Franja y la Ruta de China. El proyecto global de Beijing ha invertido cientos de miles de millones en la creación de nuevos puertos, ferrocarriles y carreteras en múltiples continentes, todo lo cual está cambiando el panorama logístico. Uno de sus logros más poderosos ha sido el inicio de múltiples rutas ferroviarias China-Europa, donde los nuevos trenes de carga permiten que la carga se envíe directamente desde ciudades de China a través de Eurasia hasta el oeste de Londres y Portugal.

Hay dos arterias principales de este proyecto; uno que llega a Europa a través de Rusia y se ramifica en países individuales, y otro que cruza Asia central, transita por Turquía, se extiende a través de los Balcanes y termina en Praga.

Estas rutas han reducido drásticamente el tiempo de envío de mercancías en todo el continente y, como resultado de COVID-19-19, el volumen de carga se ha disparado a un récord.

En segundo lugar, está la Ruta del Mar del Norte de Rusia a través del Ártico, que se extiende a través de la zona económica exclusiva del país y permite una ruta a través de un extremo de Eurasia al otro. Moscú está invirtiendo fuertemente en infraestructura, así como en barcos para romper el hielo, promocionándola como una alternativa hábil a los riesgos de Suez.

China también está interesada en el extremo norte, comprometiéndose a crear una ‘Ruta de la Seda Polar’. La apertura de esta región previamente cerrada al comercio sin duda acelerará los tiempos de envío y se presenta como parte de una ‘competencia estratégica’ para la región ártica en su conjunto, con la administración del presidente Trump que ha renovado agresivamente el interés de Estados Unidos en Groenlandia.

Los problemas de la última semana en Suez se hacen eco del pasado. Si bien históricamente grandes potencias como Gran Bretaña y Francia buscaron establecer y controlar la ruta estratégica en busca de ganancias comerciales, la base del Ever Given ilustra cómo las potencias de hoy continúan compitiendo en la creación y mantenimiento de nuevas rutas marítimas que alterarán por completo. el flujo del comercio global.

Suez ha vuelto a la normalidad, pero las aguas del canal aún fluyen en medio del flujo de un mundo que de otra manera cambiaría mientras las empresas se esfuerzan por encontrar rutas nuevas y más rápidas para transportar sus mercancías luego de un año de crisis. Las cosas se están moviendo nuevamente entre los mares Rojo y Mediterráneo, pero uno podría preguntarse si esto demuestra ser un punto de inflexión para Suez, con su importancia comenzando a decaer.

.



Source link