No se ha encontrado al beneficiario efectivo: ¿existen registros públicos de la UE? – PanaTimes


Los retrasos en el establecimiento de registros públicos y las barreras de accesibilidad socavan el progreso de la UE para poner fin al abuso cleptocrático de empresas anónimas.

Que las empresas fantasma anónimas son el vehículo elegido por los corruptos y los delincuentes ya no es un secreto. Casi semanalmente se informan nuevos casos de corrupción transfronteriza y lavado de dinero, donde los perpetradores a menudo se esconden detrás de estructuras corporativas secretas.

La Unión Europea ha sido alabada por sus avances en la lucha contra el abuso de empresas anónimas, y con razón. El bloque fue uno de los primeros en tomar medidas serias destinadas a mejorar la transparencia de los beneficiarios reales.

En particular, en 2015, la cuarta Directiva de la UE contra el blanqueo de capitales (AMLD) exigía que los países establecieran registros de beneficiarios reales. En 2018, en respuesta a escándalos como los Papeles de Panamá y los Papeles Paradise, la UE aprobó el quinto AMLD de la UE, que contenía nuevas medidas para mejorar la capacidad de las autoridades competentes, tanto dentro como fuera de la UE, para detectar e investigar el blanqueo de capitales y delito financiero.

Sin embargo, el quinto AMLD de la UE hace más que eso. Reconociendo que la transparencia puede ser un poderoso elemento de disuasión, también establece medidas para prevenir el lavado de dinero y los delitos financieros. Es más, reconociendo la importancia del escrutinio público de los datos de la empresa y del beneficiario real para preservar la confianza en la integridad de las transacciones comerciales y del sistema financiero, requiere que los países abran sus registros de beneficiario real a todos los miembros del público.

¿Quién cumplió y quién no?

Tres años después de la adopción de la directiva y más de un año después de la fecha límite para la transposición de medidas clave a nivel nacional, Transparencia Internacional ha evaluado si los países de la UE han implementado medidas para mejorar la transparencia en la propiedad de las empresas.

La gran mayoría de los países de la Unión (24 de 27) cuentan con al menos un registro central privado de información sobre beneficiarios reales. Los únicos tres países que aún no han establecido ningún tipo de registro de beneficiarios reales son Hungría, Italia y Lituania.

Sin embargo, el incumplimiento de las normas de la UE se vuelve mucho mayor si analizamos si los países de la UE han establecido registros públicos de beneficiarios reales. Seis países (Chipre, República Checa, Finlandia, Grecia, Rumanía y España) no han cumplido el plazo y aún no han abierto sus registros al público. En la mayoría de estos países, el acceso a los datos aún se puede otorgar a los medios de comunicación o la sociedad civil, si demuestran que tienen un interés legítimo.

Registros de beneficiarios reales en toda la UE
Accesible, pero no realmente

A pesar de las disposiciones de la UE que enfatizan la importancia de otorgar acceso a la información sobre el beneficiario real a las autoridades competentes nacionales y extranjeras, así como al público en general, lo que encontramos es que el acceso puede estar restringido, incluso en países que tienen registros centrales públicos establecidos. .

Varios países han establecido sistemas de registro complejos que a menudo requieren un documento de identificación digital, de ese país u otro país de la UE en su lista de países con un sistema de identificación electrónico aprobado. En realidad, estos requisitos de registro están creando restricciones de acceso geográfico, en clara violación de las normas de la UE, lo que limita la capacidad de las autoridades extranjeras y del público para buscar y recibir información sobre la propiedad real de la empresa.

Por ejemplo, en Bélgica, el acceso al registro está limitado solo a ciudadanos belgas o ciudadanos extranjeros que posean un número de identificación fiscal belga.

El acceso a la información puede estar restringido por las funcionalidades del registro y cómo se puede buscar la información.

Otras restricciones incluyen, por ejemplo, exigir la ortografía exacta del nombre de la empresa tal como se ingresó en el registro como en Suecia, el número de identificación fiscal de la empresa en Polonia o el número de identificación personal del beneficiario efectivo en Malta, Polonia y también en Suecia. En Bulgaria, es posible buscar por empresa y beneficiario final solo en cirílico.

Solo en Dinamarca y Letonia, la información del registro está disponible como datos estructurados y en un formato legible por máquina, lo que permite al público descargar el conjunto de datos completo.

No más retrasos y restricciones

En general, más de un año después de la fecha límite de transposición de la AMLD de la UE, nueve países de la UE todavía no cuentan con registros públicos de beneficiarios reales. Otros imponen restricciones de acceso geográfico, en clara violación de las normas de la UE. La mayoría de los países de la UE han introducido barreras como los muros de pago y que, aunque legales, restringen el acceso y la usabilidad de los datos.

Es imperativo que los gobiernos de Chipre, la República Checa, Finlandia, Grecia, Hungría, Italia, Lituania, Rumanía y España implementen plenamente el 5º AMLD de la UE y establezcan registros públicos de beneficiarios reales sin más demora.

A continuación, todos los estados miembros de la UE deben asegurarse de que se ha respetado el espíritu de la directiva de la UE. El primer paso para garantizar la calidad del registro es recopilar y poner a disposición toda la información clave para identificar al beneficiario final y comprender su relación con la entidad legal. Esta información debería ser fácilmente accesible. Cuanto más fácil sea para los usuarios buscar en el registro, analizar conexiones y cotejar los datos con otra información relevante, más probable es que las autoridades y otros actores puedan identificar señales de alerta y posibles irregularidades.

La propia Comisión Europea tiene una importante oportunidad para abordar estas flagrantes deficiencias en la transposición de la directiva por parte de los estados miembros. Como parte del próximo reglamento contra el blanqueo de capitales, la Comisión debería proponer un conjunto de directrices para mejorar la disponibilidad de datos sobre beneficiarios reales y facilitar la interconectividad de los registros en toda la UE.

A menos que estos problemas se aborden en todos los ámbitos, las autoridades y los actores independientes en la UE y más allá seguirán enfrentando dificultades para identificar a las personas reales detrás de las empresas que son utilizadas y abusadas para cometer delitos financieros, lo que significa que no se pueden detener los flujos de dinero sucio. en la UE.

.



Source link