The Gig Economy: ¿libertad flexible o esclavitud asalariada? – PanaTimes


A medida que España aprueba una ley que clasifica a los repartidores de comida como empleados con beneficios sociales completos, preguntamos si debería haber una legislación a nivel de la UE. Y conocemos a los pilotos de Barcelona, ​​que no están todos contentos.

Si alguna vez usó una aplicación para pedir un servicio de entrega de alimentos a altas horas de la noche o para reservar un plomero, lo más probable es que haya aprovechado la economía de la plataforma. Es una de las nuevas transformaciones más importantes del mundo del trabajo. Y ahora mismo el gran debate en Europa es sobre las condiciones laborales.

El trabajo en plataformas digitales, también conocido como gig economy, se ha quintuplicado en la última década.

Es donde las personas prestan servicios específicos organizados a través de una plataforma digital que los conecta con los clientes.

Esta puede ser una aplicación basada en la ubicación, que asigna trabajos como entrega de alimentos, taxis o servicios de plomería, o plataformas basadas en la web, que subcontrata trabajos como traducción o diseño gráfico.

Las plataformas están creando nuevas oportunidades laborales. Sin embargo, existen desafíos para garantizar buenas condiciones de trabajo y que los algoritmos traten a los trabajadores de manera justa.

Plataforma de trabajo: ¿regular o no regular?

Este nuevo modelo de funcionamiento de la plataforma ha dejado a los gobiernos inseguros de cómo regularlo. España es el primer país de la UE en aprobar una ley que clasifica a los pasajeros que envían comida a domicilio como empleados con protección social.

Fanny Gauret fue a encontrarse con algunos repartidores de comida en Barcelona para conocer sus opiniones.

Fanny conoció a dos jóvenes repartidores que se conocen de memoria las calles de Barcelona, ​​uno en scooter y el otro en bicicleta, llevando comida o paquetes. Ambos son trabajadores autónomos y se prevé que su situación cambie en los próximos meses.

A medida que se presente una nueva ley, el Consejo de Ministros clasificará a todos los pasajeros que trabajan para las plataformas de entrega como empleados. Accederán a derechos como prestaciones por desempleo, vacaciones o baja por enfermedad. Para este joven corredor sudamericano, que quiere permanecer en el anonimato, es un alivio.

“Lo que el gobierno les propone a estas empresas es que nos den un salario mínimo, baja por enfermedad, seguro de vida, un vehículo, para poder trabajar como es debido”, explica el anónimo autónomo. “Porque pasamos hasta 12 horas diarias trabajando, para recibir a veces menos del salario mínimo”.

A este joven se le paga a domicilio, según los precios que marca la plataforma. Como no puede pagar una motocicleta, trabaja en una bicicleta, lo que, según él, es una gran desventaja.

“Nunca he ganado 1000 € al mes. En bicicleta, es muy difícil hacerlo. Porque tienes que trabajar muchas horas, es agotador. Si no te conectas a la plataforma, si haces algo mal, si cancelas muchos pedidos, simplemente cancelan tu cuenta “.

Un salario mínimo, un seguro de accidentes de trabajo o un control de cancelaciones de perfiles, eso es lo que esperan muchos pasajeros con esta ley.

“Libertad y flexibilidad”

En España, ya existen algunas plataformas de reparto que utilizan el modelo salarial. Pero Jordi Mateo, que trabaja de 40 a 50 horas semanales, prefiere seguir siendo independiente:

“Mirando lo que están haciendo las empresas competidoras con los empleados, creo que tendré un contrato de 15 o 20 horas, lo que será muy perjudicial para, por un lado, la libertad y flexibilidad que tengo hoy, y mi los ingresos, que van a caer drásticamente ”, dice Mateo.

Trabajando en una scooter para varias plataformas, se contenta con ganar más que el salario mínimo español, unos 1.100 € brutos mensuales. Aunque agradecería mejoras, como poder establecer sus propios precios.

“Lo que creen la mayoría de los autónomos es que necesitamos un refuerzo en nuestras protecciones, pero no tenemos que pasar por un contrato, lo que nuestra experiencia nos dice, nos hará precarios y no nos protegerá, como el gobierno quisiera. cree ”, insiste Mateo.

Esta compleja situación refleja la gran diversidad en los perfiles de las personas que utilizan las plataformas digitales para encontrar clientes, en sectores como el transporte, los servicios a domicilio y los servicios online.

Abrirse al mercado laboral

Laura es diseñadora gráfica. Después de perder su trabajo debido a la crisis de salud, recurrió a una plataforma que la conecta directamente con una amplia variedad de clientes.

“Te registras en la plataforma, creas tu perfil, pones tu tarifa, tus horarios, tu disponibilidad”, destaca Laura Cárdenas Corrales. “Para mí el cambio es positivo porque me da la libertad de dedicar las horas que quiero dedicar y hacer los proyectos que realmente me gustan. Creo que plataformas como esta te ayudan a abrirte al mercado laboral”.

Si bien se necesita más protección social para algunos de estos trabajadores, el modelo de horarios y horarios de trabajo flexibles es defendido por otros, incluidas las plataformas digitales que defienden su modelo. Según la Organización Internacional del Trabajo, generan algo menos de 4.000 millones de euros de ingresos anuales en Europa.

Pero, ¿cómo se puede garantizar el cumplimiento de las leyes laborales y la calidad del trabajo? Con la pandemia y el auge de las entregas a domicilio, las discusiones se han intensificado.

La vista desde Bruselas

La Comisión Europea ha lanzado una consulta para mejorar la protección de los trabajadores en las plataformas digitales, invitando a sindicatos y organizaciones de empleadores a llegar a un acuerdo. Si no pueden, la Comisión redactará una legislación a finales de 2021.

“Este sector tan prometedor tiene muchas dimensiones buenas, como un mejor equilibrio entre la vida laboral y personal de las personas, más flexibilidad, acceso al mercado laboral para las personas que a veces se encuentran en circunstancias muy difíciles”, explica Joost Korte, director general de la Comisión de la UE. para empleo.

“Pero tiene que ser un modelo sostenible en el que se base. De lo contrario, lo que pasará es que llegaríamos a diferentes soluciones en diferentes estados miembros, lo que será negativo en el contexto del mercado único”, añade.

Para obtener más información sobre esto, Naomi Lloyd habló con un economista principal de la Organización Internacional del Trabajo, la agencia de las Naciones Unidas que establece las normas laborales internacionales.

Naomi Lloyd – Euronews

“Comencemos con la consulta de la Comisión Europea. ¿Es esto algo que agradecemos?”

Uma Rani, economista principal de la OIT

“Tenemos que recordar que las plataformas laborales digitales funcionan a través de las fronteras, por lo que el marco legislativo de la UE, que saldrá a finales de este año, sería un muy buen paso adelante para mejorar las vidas y las condiciones laborales de los trabajadores y las plataformas . “

Naomi Lloyd – Euronews

Vimos allí al ciclista en el informe de Fanny que dice que los algoritmos lo penalizan si rechaza algún trabajo. ¿Es esto algo con lo que se ha encontrado mucho?

Uma Rani, economista principal de la OIT

Esta es la experiencia de muchos trabajadores en estas plataformas. En realidad, las plataformas están utilizando prácticas de gestión algorítmica para asignar el trabajo y recompensar el trabajo y monitorear todo el proceso del trabajo en sí. Si comienzas a negarte a trabajar, si no puedes mantener la velocidad, entonces te penaliza.

Naomi Lloyd – Euronews

Pero vimos allí que no todos los motociclistas realmente quieren ser empleados; a muchos de ellos les gusta la flexibilidad de trabajar las horas que desean.

Uma Rani, economista principal de la OIT

Supongo que la razón por la que este ciclista en particular quiere trabajar durante muchas horas es por el proceso de gamificación que tienen estas plataformas. Entonces tienen muchas bonificaciones e incentivos.

Luego, durante un período de tiempo, lo que sucede es que la cantidad de trabajo que está recibiendo en realidad disminuye, el salario que recibe disminuye, y ahí es donde entra la frustración.

Naomi Lloyd – Euronews

Pero las personas en muchas industrias eligen trabajar por cuenta propia, ¿cuál es el problema aquí con el trabajo de plataforma?

Uma Rani, economista principal de la OIT

El problema se presenta cuando el trabajador autónomo se convierte en un trabajo autónomo encubierto donde usted es un empleado, pero se le pide que se convierta en un trabajador autónomo y no obtiene ninguno de los beneficios. No hay regulaciones. Entonces se autorregulan y deciden cuál es el estatus del trabajador, cuál es el precio de un viaje o el precio de una tarea, que es lo que se vuelve muy problemático.

.



Source link